c/ Pintor Miguel Ayala, 9 - 1ºB, 23006 - Jaén
953 253 517 - 610 048 203

Consulta ONLINE en servicio de Logopedia, Aprendizaje, Psicología y Nutrición

Déficit de Atención con o sin Hiperactividad

Las manifestaciones o características más habituales de este trastorno se relacionan con comportamientos significativos:

  • Se levantan continuamente de su asiento, charlan con los compañeros, hacer ruido... lo que provoca una interrupción constante de la tarea a realizar.

  • Su dificultad de concentración les hace distraerse fácilmente, llevándoles a dedicar más tiempo de lo normal a la ejecución de las tareas escolares y a obtener unos rendimientos más bajos. Ese bajo rendimiento escolar es consecuencia también de una mala memoria secuencial, produciéndoles dificultades de aprendizaje tanto en operaciones aritméticas, como en lecto-escritura.

  • Su impulsividad les suele llevar a un deseo de terminar las tareas lo más rápido posible, lo que provoca que cometan tantos errores, como comerse sílabas o palabras cuando escriben o leen, confundir unas palabras con otras.

  • Alto grado de frustración que les produce el no realizar  las tareas con la misma rapidez y diligencia de sus compañeros, las continuas quejas de sus profesores, el rechazo de sus compañeros, que en ocasiones les lleva a reaccionar con rabietas o estallidos, mostrándose hacia los demás como una persona con poca capacidad de autocontrol.

  • Baja autoestima sobre sí mismo apareciendo entonces otros trastornos como la depresión y la ansiedad, trastorno de conducta, trastorno oposicionista desafiante, en definitiva, una detección no temprana les puede conducir a cualquier tipo de conducta antisocial.

  • La hiperactividad, generalmente, se debe a una necesidad de descarga de tensiones, lo más importante es buscar la causa que provoca esta necesidad. Los tratamientos farmacológicos sintomáticos deben ser el último recurso; antes hay que proceder por otras vías.

Según "LOS TRASTORNOS DE LA ATENCIÓN Y LA HIPERACTIVIDAD. Diagnóstico neurofuncional y causal", existen distintos tipos de causas:

1. Causas físico-biológicas:

Algunos problemas endocrinológicos de hipófisis o de tiroides.

Alteraciones de la absorción intestinal y dietéticas. Problemas de control de la glucosa o falta de ciertas vitaminas u oligoelementos.

Intoxicaciones por productos de nuestro medio, ya sean respiratorias, digestivas o de contacto.

Influencia de fenómenos geobiológicos, campos electromagnéticos de gran intensidad, ondas nocivas, etc.

2. El exceso de estimulación.

La presión y la aceleración a la que se ven sometidos muchos bebés en su día a día.

La estimulación precoz innecesaria o excesiva.

Falta de rutinas y alteración de los patrones de sueño por circunstancias ambientales.

3. Causas sensoriales visuales:

Nistagmus, estrabismo, ambliopía o también llamado "ojo vago".

Problemas de control motor visual que interfieren la fijación y el seguimiento de los estímulos. Problemas de acomodación a la luz y a la distancia.

Y todas las alteraciones que pueden dificultar la percepción, sobre todo en niños escolarizados.

4. Causas sensoriales auditivas: Nos atrevemos a decir que muchos niños que se ajustan al diagnóstico de hiperactividad tienen problemas de escucha.

Alteraciones de la función de selectividad del oído.

Otitis intensas, persistentes y repetitivas.

5. Causas psicomotrices:

Desorden general de la etapa de suelo del niño hipotónico o exageradamente laxo.

Ausencia de reptado y gateo e inicio de la deambulación con el apoyo de elementos externos.

Vacíos de experiencia corporal y espacial que provocan fallos de integración.

Inmadurez del control cortical.

Disfunciones rítmicas. Inmadurez funcional del Cuerpo Calloso.

Trastornos de la lateralidad: Ambidextrismo patológico, debido a un fallo de la conexión interhemisferica, lateralidad cruzada del ojo y la mano, o del ojo y el oído dominantes y lateralidad contrariada: El niño zurdo contrariado o diestro contrariado.

6. Causas emocionales:

Traumas de gestación: Embarazo no deseado, enfermedades que pongan en peligro al feto, rechazo manifiesto del bebé, intentos de aborto, problemas psíquicos graves de la madre o del padre, ritmos excesivamente acelerados, etc.

Traumas de parto: Algunos partos provocados, maniobras traumáticas, vueltas de cordón umbilical, problemas de oxigenación, sufrimiento fetal o partos realizados en condiciones muy adversas.

Traumas vividos durante los tres primeros años de vida: Intervenciones quirúrgicas en niños muy pequeños, problemas graves que obligan al bebé a permanecer en incubadora, en la UVI o en situación de alejamiento de la madre, abandono por parte de los padres, graves problemas respiratorios o de intolerancia a la leche, que pueden producir en el bebé la sensación de que su vida peligra.

Entornos de estimulación muy irritativos, malos tratos, excesivos cambios de ambiente, de guardería o de domicilio, que no le permiten adaptarse a ningún entorno.

7. Traumas posteriores a los tres años de vida:

Problemas graves de celos, asociados a sentimiento de abandono. Problemas graves de relación con los padres o de los padres entre sí.

Problemas graves de fracaso escolar que desencadenen sentimientos de rechazo.

Malos tratos con agresión, rechazo y amenaza de integridad física.

Cualquier accidente o circunstancia física que ponga en peligro la vida.

El aislamiento.

 

Evidentemente, se requieren, a su vez, planteamientos de terapia muy distintos que hay que adecuar a cada caso.

Hay que conseguir mejorar su equilibrio interno y disminuir notablemente su necesidad de descarga

Nunca el problema del TDAH es único, por eso siempre recomendamos un tratamiento multidisciplinar.

LOGOPEDIA CENTER SCA F23588304
Inscrita en el registro de sociedades cooperativas y laborales de Andalucía JARCA01559
Centro Sanitario autorizado por la Junta de Andalucía con NICA nº 36391

Diseñado y construido por jeosspee